Andar en bici para construir ciudades más humanas

Mientras el gasto mensual de un vehículo automotor es de 1,727 pesos la bici implica una inversión de 75 pesos

Vania Contreras, integrante del Colectivo Metropolitano en Bici visitó Puerto Vallarta para platicar con la comunidad ciclista acerca de los retos que se tienen por delante en la construcción de una ciudad más humana, para lo que es necesario que los ciudadanos se apropien de los espacios que por derecho les corresponden.

Para la experimentada ciclista y miembro del Consejo Ciudadano de Movilidad no Motorizada, la bicicleta más que un medio de transporte es un constructor del tejido social. Los beneficios de su uso no sólo radican en la mejoría de la condición física, la salud y disfrutarla como una actividad recreativa sino que mitiga la problemática ambiental en la que los países a nivel global se encuentran sumidos. Las emisiones de CO2 son menores que las expulsadas por los automóviles además de añadir que la inclusión de automóviles diariamente, 400 en la zona de metropolitana, es insostenible.




Durante su charla “el miedo no anda en bici” evidenció que la interacción de los actores de transporte no se debe asumir como una lucha campal sino una búsqueda porque el derecho de todos los actores prevalezca, priorizando las necesidades de los más vulnerables.

Actualmente en Guadalajara se cuenta con más de 50 colectivos que han participado de manera activa en la construcción de una ciudadanía participativa y que reclama los espacios que les corresponden, comenzando con la generación de comunidades que hagan valer sus derechos a transportarse.

Son los integrantes de estos colectivos: ciudadanos ciclistas, quienes han logrado a base de trabajo coordinado y ordenado gestionar logros como la “Bici Ley” con la que hoy en día la interacción entre la bicicleta y el automóvil, se vuelve más ordenada. Tras un par de años en la trinchera Vania Contreras comparte que son tres los factores que influyen en la construcción de ciudades biciamigables:

  • Gestión a través de la política
  • Masas críticas
  • Construcción de necesidades por parte de los usuarios

Teniendo como casa a The Jazz Foundation, los ciclistas vallartenses compartieron algunas de las inquietudes más importantes como lo es la falta de espacios para transitar, la falta de respeto por parte de los automovilistas y la infraestructura deficiente con la que se cuenta, que especialmente en temporada, hace intransitable la ciclovía en la zona centro.

Construyendo a Vallarta como “biciamigable”

En Puerto Vallarta el Consejo Ciudadano de Movilidad Puerto Vallarta y Bahía de Banderas ha iniciado los trabajos para construir esa ciudad que necesitamos: una ciudad incluyente que atraiga a los visitantes no sólo por su belleza natural y gente sino por las maneras en que los visitantes, al igual que locales, podrán apropiarse de los espacios públicos. Este esfuerzo que recién comienza de manera integrada y ordenada lo encabezan grupos de ciclistas, deportistas, colegios de arquitectos y ciudadanos involucrados en el uso de la bicicleta como medio de transporte alternativo y ha despertado el interés en quienes transitan las avenidas vallartenses día a día deseando despertar un día y sentirse libres en las calles de este destino sin miedo a perder la vida.