Virus Tropical: ventana al mundo de los recuerdos

La escena política, económica, y social tan alarmante y desalentadora que el mundo enfrenta hoy, ha sido recientemente expuesta en la crisis migratoria que acontece en el sur del país, donde familias enteras que marchan tras un ideal, han compartido testimonios desgarradores: relatos de pobreza, relatos de falta de oportunidades, de miedo, desesperanza, de tristeza; relatos de un continente herido y desamparado. En medio de esta sofocante realidad ¿hay lugar para las historias de ficción?

El consumo del arte y la cultura puede ser lo que menos interesa a estos hombres y mujeres que, en éxodo concreto, viven en la incertidumbre día con día, pero no deja de ser fundamental para quienes somos testigos de esta situación, quizás desde un punto de vista más confuso que el que de ellos. Es a través de las historias ficticias, de estos relatos universales, como podemos comprender a los otros, reconocerlos como individuos, y a la vez parte de un grupo complejo que involucra a todos los seres humanos.

Por supuesto que se necesitan las historias de conflictos introspectivos, solo así le podemos dar sentido a lo externo: viendo más allá.

Inspirada en la novela gráfica de la ilustradora colombo-ecuatoriana Power Paola, y dirigida por Santiago Caicedo, Virus Tropical nos muestra la vida de la familia Gaviria, vista desde la perspectiva de la integrante más pequeña. Desde su nacimiento inesperado, hasta el inevitable viaje para residir en otro país, nuestra protagonista afrontará una serie de sucesos que cambiarán su percepción del mundo que la rodea.

En principio nos topamos con una cinta que a nivel técnico puede parecer un poco débil, aunque estilísticamente acertada. Los diseños de personajes y decorados transmiten la esencia de la obra original, que con una mezcla de cariño y crítica nos presenta las impresiones emocionales de lo que fue el Quito y Cali de aquella época; sin embargo, el ritmo de la cinta es entorpecido por intentar incluir demasiados elementos narrativos, diálogos que no fluyen libremente, y un final que deja bastante a la imaginación, denotando una falta de experiencia en el medio de la animación en formato de largometraje.

Aun así, esta obra cinematográfica brinda una bocanada de aire fresco a nuestra cartelera, al ser una película extranjera (no americana), animada, y con visión femenina, que además toca temas como el distanciamiento, la llegada a la edad, y la búsqueda de la independencia, de una manera tan cercana a nuestro país.

Virus Tropical nos pone en contacto con una mente ajena, cuya vida es tan diferente y a la vez tan similar a la nuestra. Una cinta de espíritu joven que nos invita a presenciar un nostálgico retrato de una  familia descompuesta.

Compartir

Cineasta por pasión, todologo por necesidad. Amante del arte y el humor negro.

error: Content is protected !!