¡Tomando las Calles!

Día mundial sin auto, formando la masa crítica 
En verdad no se trata de desincentivar el uso del automóvil, el día mundial sin auto es un pretexto para devolverle a la ciudadanía el poder de transitar, de ser libres en elegir la manera en la que quieren hacerlo, el ser visibles por lo grupos hegemónicos, formar esa masa crítica necesaria para apropiarnos de lo que nos pertenece: la ciudad. 
Cómo ciudadanos, muchas veces permanecemos ajenos a lo que sucede, dejamos que la toma de decisiones se haga considerando a los más, esos cientos de autos que todos los días transitan las calles sin necesidad de pedir permiso a nadie. En ocasiones aún sin vehículo, pensamos como si lo tuviéramos y nos apropiados de las Problemáticas de los automotores como propias. Dejamos de pensar en esas alternativas que tenemos, las abandonamos sin siquiera considerarlas como una opción, quizás por ser un viacrucis que no estamos dispuestos a transitar a diario.
¿Para que tomarse la molestia? Para que hacerlo si es mejor apropiarse de las banquetas, ahí se está mejor, violentando al mismo tiempo el derecho del peatón. Abandonando la idea de ser parte integrada de una comunidad y adoptando el confort de nuestra trillada frase “así son las cosas”.  Este 23 de septiembre un centenar de ciclistas, experimentados y amateurs tomaron las calles de la ciudad. Esa ciudad que nos discrimina nos sintió y el cierre de las avenidas a nuestro paso, con el pretexto de dejar de usar el auto, nos hizo visibles y nos dio el poder de transitar nuestras ideas, deseos y espacios deseados.
La espesa lluvia y el sonar de la libertad nos empoderó sin importar la amenaza de tormenta tropical o de gripe posterior. Sentimos la libertad de transitar sin miedo a ser atropellados, sin ansias por encontrar una banqueta amiga, soñando con que esas calles eran nuestras, que habían sido hechas pensando en nuestro derecho.
Por un momento… Rodamos nuestros sueños en bicicleta. Hoy dejando atrás el sueño, comenzamos a construir esa masa crítica necesaria para que esos sueños salgan de la utopía a la realidad.
Porque necesitamos eso, apropiarnos de los sueños y rodarlos a diario con la esperanza de que al cabo del trabajo y empoderamiento social, caerán rendidos ante nosotros.

Aprendiz de la vida.. Espíritu periodista. Destinada a amar. Amo las copas de los árboles tanto como las gotas de lluvia transitando sobre la ventana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Content is protected !!