Entradas

 

En el marco del Día Mundial del Libro y con la participación de 168 estudiantes de nivel medio superior de instituciones educativas del puerto, se llevó a cabo este jueves el maratón de lectura en voz alta, en homenaje al escritor Fernando del Paso.

Te puede interesar: UdeG instaura Cátedra de Arte, Poética y Literatura “Fernando del Paso”

El maratón se realizó de 9:00 a 13:00 horas, en las instalaciones del auditorio del Instituto Vallartense de Cultura (IVC), durante el cual los jóvenes leyeron en voz alta el libro “La Muerte se va a Granada”, en el que participó la directora del IVC, Marina de los Santos Álvarez y alumnos de la preparatoria Josefina Chávez Sanjuan A.C. y Educación Media Superior a Distancia No. 12 (EMSAD-COBAEJ), de la agencia municipal de Boca de Tomatlán.

 

El Fondo de Cultura Económica lanzó, en el marco de la Feria, la reedición de «Linda 67», la novela policiaca escrita por el también autor de Noticias del Imperio

Hace aproximadamente 40 años, Fernando del Paso conoció a Álvaro Mutis gracias a la mediación de Gabriel García Márquez. De ese encuentro surgió una larga amistad que se prolongaría por años. Un día, enfrascado en la lectura de las novelas publicadas en la colección Séptimo Círculo —creada por Jorge Luis Borges y Bioy Casares para reivindicar el género policiaco— Del Paso le expresó a Mutis su interés de escribir una novela policiaca. El colombiano le respondió que, desde su perspectiva, para hacer un libro del género era necesaria una vocación especial, algo que Del Paso no tenía. El escritor mexicano tomó esto como un reto y así nació Linda 67, novela que Del Paso cataloga como un thriller y cuya reedición fue presentada en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

La presentación del libro corrió por cuenta del también escritor Martín Solares, del forense Roberto Coria y del propio Del Paso. En su intervención, Fernando del Paso dio cuenta del proceso que siguió para escribir la novela, que incluyó su mudanza a San Francisco, California, ciudad en la que está ambientada la trama. “Caminé y manejé San Francisco y sus alrededores muchas veces”, señaló Del Paso, y luego contó algunas anécdotas que provocaron la risa entre los asistentes. Al final, dijo: “Álvaro Mutis falleció antes de que yo supiera si había leído o no el libro. Gracias, Álvaro, por tu consejo”.

Después de Del Paso tomó la palabra Martín Solares, quien hizo su presentación desplegando una serie de dibujos en la que explicaba el esquema de Linda 67 —a la que describió como una hamburguesa de langosta con una flor— y cómo se enmarca el libro en relación con José TrigoPalinuro de México y Noticias del Imperio, volúmenes que son considerados como la gran trilogía de Del Paso. “Linda 67”, dijo Solares, “rompe los esquemas de la novela policiaca convencional. Es una novela en la que el amor y la muerte se toman de la mano para jugar a las vencidas”.

Por su parte, Roberto Coria expresó que la novela deja constancia del gran lector que fue Del Paso de autores como Edgar Allan Poe, Arthur Conan Doyle y Agatha Christie. Subrayó el hecho de que la novela es un recordatorio “de un crimen de punzante cotidianidad, como es el feminicidio”, y luego procedió a señalar que la novela está tan bien planeada y ejecutada, que era la evidencia de que “todo artista es un criminal en potencia”.

Para concluir, Martín Solares enfatizó que Linda 67 es “una lección para todos aquellos que han desdeñado la literatura policiaca”, mientras que Roberto Coria remató agregando que “los ganadores somos nosotros, los lectores”.

[amazon_link asins=’6074217475,B076BDWJXY,9681665929,6071611857,B01LO6U1YI,6071614244,B01N5HW3JT,B01F9QNZ10′ template=’Base’ store=’Libros’ marketplace=’MX’ link_id=’6ac40169-03ee-11e8-90a6-b90b34aeeea7′]

Busca difundir la obra del escritor y fomentar la lectura entre los jóvenes

Como un homenaje a la trayectoria del escritor Fernando del Paso, la Universidad de Guadalajara (UdeG) creó la Cátedra de Arte, Poética y Literatura que lleva su nombre y que tendrá como sedes a los centros universitarios de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), de  Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) y de los Valles (CUValles).

El Rector General de esta Casa de Estudio, maestro Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, dijo que la vida y obra de Fernando del Paso “constituye un referente importante en el escenario cultural e intelectual de nuestro país”, al contar con “la riqueza y vitalidad de su prosa”.

Explicó que el propósito de la cátedra consiste en expresar, mediante el estudio interdisciplinario de la literatura, el arte y la poética, la forma en que el ser humano exterioriza la apreciación del mundo según sus tradiciones culturales; además de fomentar la participación de la sociedad en la vida literaria y artística a partir de las funciones sustantivas de la UdeG.

Afirmó que la “buena relación y camaradería” que tiene el escritor con artistas de todo el mundo garantiza que “la UdeG tendrá a una gran cantidad de autores significativos de América Latina y el mundo” como invitados a las actividades de esta cátedra.

Destacó que la iniciativa es una especie de “homenaje a los jóvenes”, con la finalidad de “no sólo promover el conocimiento literario, sino animar la producción, la relación y la recreación de la literatura”.

Promoverá, además, programas de capacitación, actualización e investigación orientadas a la formación de nuevos escritores e investigadores literarios. Y está previsto contar con un programa de becas, que será dado a conocer en próximos meses.

Bravo Padilla resaltó que eligieron a la académica y escritora Carmen Villoro como directora de esta cátedra, quien ha estado estrechamente vinculada con la obra de Del Paso, así como con el Programa de Fomento a la Lectura “Letras para Volar” de la UdeG.

Del Paso, Premio Cervantes 2015, recordó que desde pequeño tuvo acceso a libros como Las mil y una noches, en el que las historias de Aladino, de Alí Babá y de Simbad le hicieron “crear un mundo de fantasías interminable”. Contó que leyó a autores clásicos como Julio Verne, Emilio Salgari, Walter Scott, Esopo y Samaniego.

La directora de la cátedra, Carmen Villoro, dijo que “toda la obra de Del paso, su escritura y su pintura, el dibujo y su gusto por las ciencias y la historia son una celebración por la vida y una victoria contra la muerte”.

“Lo que él produce tiene una combinación de inteligencia e imaginación –subrayó–. Deja ver algunas de sus pasiones, pero no deja mostrar la dimensión de sus intereses”.

Del Paso se ha destacado como escritor, dibujante, pintor, diplomático y académico. Publicó su poemario Sonetos de lo diario (1958) y su primer relato titulado El estudiante y la reina en 1959, seguido de su primera novela, José Trigo, publicada en 1966.

Sus principales novelas han recibido distinciones de prestigio: la mencionada José Trigo recibió el Premio Xavier Villaurrutia en 1966; Palinuro de México (1977), el Premio Médicis en 1986 y una década después, Noticias del imperio (1987), el Premio Mazatlán de Literatura en 1987.

Su obra literaria le ha hecho merecedor de más de una decena de reconocimientos, entre los que destacan el Premio FIL Literatura en 2007, el Premio Internacional Alfonso Reyes 2014 y el Premio de Literatura en Lengua Castellana “Miguel de Cervantes” 2015.

Además de ser director de la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz” desde 1991, la UdeG lo ha distinguido con el nombramiento de Maestro emérito en 2005 y el título de Doctor Honoris causa en 2013. Recibió en 2015 la presea “Corazón de León” por parte de la Federación de Estudiantes Universitarios y fue homenajeado durante el VII Encuentro Internacional de Poetas y Arte que se realiza en el marco de la Cátedra “Hugo Gutiérrez Vega”.