Fuck Up Nights, lo peor que te puede pasar es no intentarlo

Lo peor que te puede pasar es no intentarlo: Sandra Coronel

Sandra, Alejandro y Lázaro fueron los protagonistas de la sexta edición de Fuck Up Nights Puerto Vallarta, sus proyectos igual de ambiciosos que ellos, despertaron entre los asistentes diversas emociones. Solidaridad, angustia y risas fueron los elementos esenciales de esta noche de fracasos convertidos en aprendizaje para sus autores y quienes los escuchamos.

Fuck Up Nights es un movimiento emprendedor nacido en México en el año 2012, con presencia en 250 ciudades de 80 países, pretende contar historias de fracaso en los negocios que se convertirán de alguna manera en el manual que los asistentes no deben seguir. Para hablar del fracaso se requiere valor o una gran conciencia de que éste puede servir de algo para los demás, para Sandra Coronel haber contado como la competencia de las grandes transnacionales le hizo cerrar su panadería significa un golpe al ego.




“Aplastas el ego y te burlas de él, eso es lo divertido, estar contando tu propia historia y de ahí te das cuenta de que tan alto estás llegando, incluso para reconocerte a ti mismo, porque eso pasa, no nos conocemos a nosotros mismos, te identificas con algunas cosas y en los errores de los demás también aprendes”

-explicó al ser cuestionada por la motivación de exponer su caso frente las miradas críticas de quienes esperaban poder encontrar la clave de su fracaso.

“Hoy valoro mucho el fracaso, porque no es fracaso, lo peor que puede pasar es no intentarlo, si me preguntas si lo volvería a hacer diría que sí, porque gracias a eso hoy me doy cuenta de que me siento muy feliz haciendo lo que hago, más de lo que hacía en ese entonces . , lo que me pasó es un proyecto artístico hoy es lo que me da de comer todos los días y con lo que me divierto todos los días”.

No siempre eres bueno en lo que te gusta

La tenacidad y perseverancia pueden tener un lado no tan benéfico, fue lo que Alejandro Rivera nos compartió a través de la historia de los 4 restaurantes que tuvo que cerrar, su pasión por administrar centros de consumo lo hizo abrir una y otra vez restaurantes con la esperanza de que algún día el último de ellos se convirtiera en un patrimonio para su familia.

A lo largo de este viaje de aventuras, su capacidad de relacionarse y vender le permitió levantarse una y otra vez sin voltear atrás, sobrevivir a la quiebra y volver a empezar de ceros, su primer proyecto en la Ciudad de México lo dejó con un mal sabor de boca pues su poca experiencia y falta de consejo no le permitió ver prosperar su primer sueño, después vendrían otros proyectos más en Los Cabos y finalmente entendió que la pasión no está ligada al talento.

Durante esta Fuck Up Night compartió las conclusiones sobre las que reflexiona en la pausa de este camino, que no se convertirá en otra cosa que un momento para tomar aire, energía, dinero y volver a comenzar la materialización de ese sueño nuevamente.




1. Si eres un desorden en tu vida, muy probablemente lo vas a ser en tu trabajo o en tu negocioç

2. No siempre eres bueno en lo que te gusta, quizás tu pasión está muy lejos de lo que haces bien.

3. No abarques más de lo que puedes hacer, primero consolida un proyecto, acostúmbrate a ser exitoso en ello y después diversifica.

4. El pasto se ve más verde del otro lado de la cerca, es mejor fortalecer y corregir tu proyecto que empezar uno nuevo.

5. 75% de los negocios fracasan en el segundo año de haber abierto, si tienes algo bueno, consolídalo, aprovéchalo hazlo fuerte.

“En el fracaso conocí lo peor de la condición humana”

De por sí emprender en el tema empresarial ya es en sí un reto, pero emprender en temas como el deporte se convierte en una osadía, esta es la historia que vivió Lázaro Alvarado, quien decidió sembrar en Puerto Vallarta un equipo de basquetbol profesional. Bajo el nombre de Jaguares y con la idea clara de apoyar con las entradas al cuidado y conservación del Jaguar especie que se encuentra en las montañas circundantes de la bahía.

En su caso fue una serie de aspectos relacionados con la naturaleza en 2010, la caída del puente Ameca, la poca infraestructura deportiva lo que hizo que el sueño se viniera abajo pero no quita el dedo del renglón de que vale la pena impulsar el deporte.

“No se le apuesta al deporte porque no existe la cultura, estamos más acostumbrados a los vicios o al fútbol, nuestros gobernantes nos han quedado a deber bastante en el deporte, en Estado Unidos se palomean aquellas solicitudes de personas que practican deporte, porque te da alto rendimiento traducido en horas laborales más productivas de lo normal. Después del cansancio llega la condición, los deportistas trabajos bajo presión”.

“Conocí del ser humano lo peor y lo mejor, conocí a las personas que por un peso se te lanzan a la yugular y aquellas personas que son muy magnánimos y que te dicen no te preocupes lo resolvemos, así es como descubrí verdaderas y grandes amistades”

– expresó el empresario.

No hay forma de conocer el fracaso o el éxito si no lo intentas, esa es la premisa con la que Lázaro va por la vida, como un exitoso empresario sigue apoyando el deporte y emprendiendo proyectos para fomentar el basquetbol la región de Bahía de Banderas ¿Y tú, qué has aprendido del fracaso?

Sobre el lugar sede

En esta edición la anfitrionía corrió a cargo de Panchöfurter un singular espacio ubicado en la zona tradicional de Emiliano Zapata, lo distingue su sabor a Alemania, presente en sus salchichas y la complicidad de la cerveza artesanal vallartense de Los Cuentos. Un ambiente integrado con el arte plasmado en sus espacios que te ofrece no sólo un lugar acogedor sino una opción no común para comer el clásico hot dog.

Share

Aprendiz de la vida.. Espíritu periodista. Destinada a amar. Amo las copas de los árboles tanto como las gotas de lluvia transitando sobre la ventana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!