Eso: ¿Dónde quedó el terror?

Por: Sebastián Hernández. 

Pocas cintas tuvieron la publicidad y la exceptiva de los fans como la más reciente adaptación cinematográfica de Eso, que después de casi tres décadas vuelve a revivir la imagen del payaso maléfico que aterrorizó tanto a niños como adultos en la miniserie de televisión de los años noventa.

Excepto que en esta nueva edición falta un componente clave. La película cuenta con muchísimos elementos que la versión televisiva simplemente no pudo conseguir en su tiempo: un mejor presupuesto, estreno en salas a nivel internacional, mejores efectos especiales, y sobre todo, el hecho de haberse ganado a un gran número de seguidores de uno de los monstruos favoritos de todos los tiempos; con todo esto a su favor, Eso olvido lo mas importante: ser una película de horror.


Basada en la novela homónima del maestro del terror Stephen King, Eso (It en su título original) cuenta la oscura historia del poblado ficticio de Derry en Estados Unidos, donde un grupo de amigos que se han decidió autonombrar ‘‘Los perdedores’’ empiezan a tener visiones de un maléfico payaso que los acecha, y el cual deciden enfrentar para poder derrotar sus propios miedos.


Si bien la serie televisiva no estuvo exenta de errores y momentos sosos, al menos se le puede aplaudir que supo mantenerse dentro de los límites de su género (además que la interpretación de Tim Curry como el payaso producía escalofríos con solo ver la portada del DVD), mientras que en la nueva adaptación fílmica, dirigida por Andy Muschietti, es sorprendente como pueden escucharse risas en la sala cada cinco minutos.


Los personajes siempre encuentran la forma de incorporar un chiste en sus diálogos, no importa si la escena se presta para ello o no. Las breves apariciones de Eso en pantalla distan de ser tan perturbadoras como los realizadores presumen, e incluso las mismas rebajan al payaso, ya que en postproducción se han encargado de utilizar los efectos más baratos posibles para darle una apariencia más horripilante (fallando terriblemente).


Aun así, los críticos y el público en general han respondido positivamente, dándole a la cinta puntajes excelentes en numerosos sitios web de cine como lo son IMDb, Metascore y Rotten Tomatoes, con lo cual parece ser que, con todo y sus errores, Eso logró satisfacer el hambre de terror de una gran mayoría de cinéfilos, sea que el concepto de terror ahora sea un sinónimo de comedia, o que simplemente se les haya olvidado que habían pagado para asustarse y no para escuchar a un adolescente haciendo bromas sobre su virilidad como eje central de una película.