Han pasado 17 años desde que Chihiro se perdió en la profundidad de un bosque y al mismo tiempo emprendió una travesía para llegar a lo más profundo de los corazones de millones de espectadores. Para recordar el estreno de la película recopilé algunos datos curiosos que giran en torno a ella. –Hayao Miyazaki dirigió, escribió y creó el storyboard sin colaboración alguna, esta obra cuenta únicamente con su visión artística y por si fuera poco, se involucró profundamente en la producción. En entrevistas, el cineasta afirmó que generalmente no tiene tiempo para escribir guiones, el guión de El Viaje de Chihiro fue gestando a medida que trabaja en el storyboard y de esta forma la historia fluyó orgánicamente.



No soy yo quien hace la cinta, la película se hace sola y no tengo otra opción más que seguirla. 

El personaje de Chihiro está inspirado en la hija de 10 años de un amigo de Miyazaki, a la cual conoció en un viaje a la montaña después de haber anunciado en 1997 su retiro de la industria cinematográfica tras el estreno de la Princesa Mononoke. Esa niña, a punto de convertirse en adolescente que encontraba todo extremadamente aburrido y deseaba estar siempre en otro lugar hizo que Miyazaki sintiera la necesidad de crear una película para niñas y adolescentes, pero no una película cualquiera que hablara de romance sino una que les inspirara, lo hizo creer firmemente que debía crear una niña común sin habilidades especiales o poderes, una niña que con las circunstancias se diera cuenta que podía convertirse en su propia heroína.

La memorable escena en la que aparece el dios del río, en realidad fue una experiencia que tuvo Miyazaki cuando era sólo un niño, tuvo que participar en la limpieza de un río muy contaminado de su localidad y encontró una bicicleta en el fondo una bicicleta enterrada como en la película, la bicicleta le causó muchos problemas y sólo con la ayuda de 9 personas más.

Uno de los personajes más recordados de la película es Sin Cara (Kaonashi), según el autor, dicho personaje representa el Japón contemporáneo, ya que mucha gente cree que el dinero le hará feliz, es por eso que cuando los personajes obtienen el oro del Sin Cara se alegran, pero la alegría les dura poco ya que el oro siempre termina desvaneciéndose en sus manos.

Miyazaki afirma que las escenas adicionales son los puntos clave en esta película, según él las escenas tranquilas, de inacción donde un personaje se quede con la mirada perdida en la distancia o sentado en silencio además de mostrar el ambiente y los hermoso paisajes del metaverso de la historia produce una conexión entre el espectador y el protagonista.




A su estreno, El Viaje de Chihiro rompió récords de taquilla en Japón, con un total de 30.4 mil millones de yenes, convirtiéndose en la película más taquillera de la historia de Japón en aquel momento.

El Viaje de Chihiro es la única película de animé que ha ganado el Oscar por Mejor Película Animada. En la terna de ese año se encontraban dos grandes competidores Shrek y Buscando a Nemo. Miyazaki declinó la invitación a la ceremonia y en 2009 durante la Comic-Con declaró que había decidido no viajar a Estados Unidos a los Oscar por la invasión que dicho país realizó en Irak.

El Viaje de Chihiro es la única película animada de la historia que ha sido galardonada con un Oso de Oro en el Festival de Berlín.

El Viaje de Chihiro, es considerada la obra maestra de Hayao Miyazaki, en este largometraje animado como en gran parte de sus obras Miyazaki aborda temas como la humanidad, la naturaleza, la tecnología y las problemáticas que surgen de la interacción entre ellas; sus historias también desarrollan mensajes poderosos como la protección del medio ambiente, el empoderamiento femenino, la búsqueda de la paz, la preservación de las costumbres y la apreciación de la sabiduría. Habrá quien crea que Miyazaki sólo crea cine animado y cuenta historias pensando en los niños, pero no hay duda en que le habla a todas las edades.




Comunicador gráfico, admirador del color, las texturas y las retículas. Me gusta encontrar soluciones, cocinar y leer. Creo en hacer las cosas como si fuera la primera vez, siempre.